Compara Productos, Tiendas y Precios

martes, agosto 31, 2010

Caracol hará la serie de televisión más grande contando la vida de Pablo Escobar

Aún en proceso de preproducción se encuentra la serie sobre la vida de Pablo Escobar, el criminal. Esta vez la historia es contada por las víctimas. También Caracol a través de su productora BE-TV prepara otra vez sobre Pablo Escobar, esta vez enfocada en la familia del capo. La producción familiar sobre Escobar se basa en la historia que narra la hermana de él.

La serie basada en la vida de Pablo que se centra en lo que dicen las víctimas está siendo escrita por Juana Uribe y Camilo Cano


Los realizadores creen que Colombia está preparada para enfrentarse con este fantasma
Dos víctimas del capo se pusieron en la tarea de realizar una serie basada en la vida criminal de este hombre. Foto: David Campuzano - El EspectadoCamilo Cano junto al alcalde de Medellín y autor del libro en el que se basa la serie, Alonso Salazar.

Image
Este proyecto, desde su origen, tiene marcadas diferencias con aquellos que se han realizado en torno a la temática del narcotráfico, tan populares en estos días. Camilo Cano es el menor de los cinco hijos de Guillermo Cano, director de este diario durante 34 años hasta que, el 17 de diciembre de 1986, sucumbió bajo las balas de Escobar, quien consideraba su pluma una afrenta a sus acciones criminales. Juana Uribe es hija de Maruja Pachón, hermana de Gloria Pachón —la viuda de Luis Carlos Galán Sarmiento— y prisionera de Escobar desde noviembre de 1990 hasta abril de 1991.

"Los canales también tienen la responsabilidad de hacer memoria histórica. Hay unos hechos que ocurrieron entre 1973 y 1993 que el país no puede olvidar, cuando Escobar inundó al mundo de cocaína y a Colombia de sangre", manifiesta Camilo Cano, al tiempo que explica que la serie se ceñirá a la información divulgada por Salazar en su libro, publicado en el año 2000. Después de leer varias obras sobre el que una vez fue el narcotraficante más buscado del mundo, él y Uribe concluyeron que era la hora de contar, con lente crítico, esta realidad. Pero incluyendo, esta vez, la voz de quienes padecieron sus atrocidades.
Cano tuvo relación con Las muñecas de la mafia, serie que transmite actualmente Caracol Televisión sobre las mujeres que acompañan a los capos, y El cartel de los sapos, serie que se basó en el libro homónimo escrito por Andrés López, ex integrante del cartel del norte del Valle. Y el libretista de La parábola de Pablo es Juan Camilo Ferrand, el mismo que hizo la adaptación para televisión del libro de López y que escribió con él Las fantásticas, obra que se tradujo en Las muñecas de la mafia. "Esta es nuestra oportunidad de reivindicar a las víctimas del narcotráfico, a los mártires que lo denunciaron, a los valientes que lo combatieron", expresa Ferrand.
El reto es de proporciones mayores. Al fin y al cabo fue Escobar quien, durante años, enlutó al país con su criminalidad. La serie comenzará desde su infancia, al igual que se hizo en el libro de Salazar, y concluirá con su muerte. Juana Uribe, reconocida productora de programas como De pies a cabeza, El fiscal, Betty la fea y Francisco el matemático, espera que este producto "ayude a quienes no vivieron del todo esa época o no tuvieron suficiente información para entender la dimensión del daño que el narcotráfico y la tolerancia que tuvo el país con él significó para todos nosotros y para el mundo".
En el seriado, cuatro hombres serán la antítesis de Escobar: Rodrigo Lara Bonilla, Guillermo Cano, Luis Carlos Galán y Hugo Martínez Poveda. El primero fue ministro de Justicia durante el gobierno de Belisario Betancur y el primero en señalar al entonces representante a la Cámara por Antioquia de tener nexos con el narcotráfico. El segundo, en apoyo a la tesis de Lara, fue el periodista que, en 1983, trajo a colación lo que en 1976 apenas fue una noticia de registro: la captura de Pablo Escobar y su primo Gustavo Gaviria Rivero por mover un cargamento de estupefacientes en las llantas de un camión.
Galán Sarmiento expulsó a Escobar de su movimiento, el Nuevo Liberalismo, con el cual el capo intentó llegar al Congreso a principios de los años 80. Martínez Poveda, coronel de la Policía en esa época, buscó a Escobar hasta debajo de las piedras, luego de su fuga de la cárcel La Catedral en julio de 1993, y que dio con su paradero en Los Olivos, un barrio del sector occidental de Medellín, el 2 de diciembre de 1993, tras interceptar una llamada con su hijo Juan Pablo. De ellos cuatro, sólo uno sobrevivió al narco, el general en retiro Martínez Poveda. Lara fue asesinado el 30 de abril de 1984; Cano, 32 meses más tarde, y Galán, el 18 de agosto de 1989.
De acuerdo con los realizadores y el libretista de la serie, el propósito es contarle al público, en especial a las nuevas generaciones, las acciones de Escobar y sus secuaces. Y con nombres propios porque, como dice Uribe, el poder de corrupción y destrucción de Escobar no fue ficción, como tampoco lo fueron las personas que lo enfrentaron. "Es muy útil y oportuno hacer un proyecto que tenga un tratamiento serio y riguroso, desde el punto de vista histórico, de la carrera criminal de los narcotraficantes en Colombia. El trivializar sus vidas, o darle cierto aire de glamour, indigna sobre todo a sus víctimas", dijo Juan Manuel Galán, hijo de Galán Sarmiento.
La embestida contra la justicia, descrita minuciosamente en el libro de Salazar, es otro aspecto clave de la historia. Escobar ordenó la ejecución de los agentes del DAS que lo detuvieron por el episodio del camión; del padre de la jueza que lo judicializó a él, a Fidel Castaño y a Gonzalo Rodríguez Gacha, su socio eterno, por las masacres en Urabá y Córdoba en 1988; al magistrado del Tribunal de Medellín Gustavo Zuluaga Serna, quien fue de los primeros que abrió un expediente penal en su contra. Cuando sicarios del jefe narco segaron la vida del magistrado del Tribunal Superior de Bogotá Carlos Valencia, la Rama Judicial, por primera vez de manera pública, reconoció en Escobar a su peor enemigo.
Los actores no han sido escogidos todavía, pues los libretos no se han terminado de estructurar. Cano afirma que en su mayoría serán colombianos, la cuota internacional podría provenir de las actuales negociaciones con empresas extranjeras. El director también forma parte de la reserva del sumario y producir cada capítulo costará alrededor de US$170 mil. Las escenas incluirán archivos audiovisuales de los brutales crímenes de Escobar, como la explosión del avión de Avianca en pleno vuelo, el atentado contra el edificio del DAS, los secuestros, otros tantos asesinatos y los carros bomba con que llenó de pánico ciudades como Bogotá y Medellín, en las cuales se grabarán las escenas.
De esta manera, una historia que muchos quisieran que fuera ficción será contada en ese formato, pero con datos reales. Periodistas, políticos, empresarios y uniformados, honestos y corruptos, también serán personajes. Contar el mundo de Escobar era, implícitamente, un temor que pocos querían enfrentar. Pero estos realizadores creen que es el momento para hacerlo. Que Colombia está en posición de saber que esa filantropía de Escobar, de la que tanto se ufanaban él y sus cercanos, como Virginia Vallejo, tenía un origen ilícito. Que el mito desfiguró al hombre. Como recalca el libretista Ferrand: "Este proyecto les duele a quienes lo promueven. Por eso hay que hacerlo con la dignidad que se merece".
Diana Carolina Durán Núñez | EL ESPECTADOR
Por: Diana Carolina Durán Núñez
http://www.elespectador.com

En marzo de 2010 comenzará a grabarse en Colombia el proyecto de televisión, quizá, más complejo propuesto hasta la fecha: la vida del capo de capos, Pablo Escobar Gaviria. Con base en la investigación de Alonso Salazar, recopilada en el libro La parábola de Pablo, los realizadores Camilo Cano Busquets y Juana Uribe Pachón se pusieron en la tarea de sacar adelante un seriado que tendrá entre 52 y 56 capítulos y que, a través de la pantalla chica, contará la vida de ese antioqueño que con su droga, sus sicarios, sus bombas y su frenética obsesión de enfrentarse al Estado arrastró al país a inimaginados escenarios de violencia.
La parábola televisada de Pablo Escobar

1 comentario:

David dijo...

No creo que Juan Camilo Ferrand, escriba esta serie para Caracol; ya que el esta escribiendo Junto con Andrés López López, los informantes para el Canal RCN. Así que es mejor que corroboré la información.

Anuncio provido por BuscaPé